domingo, 21 de noviembre de 2010

Guisantes

No me gustan nada los guisantes congelados. Por no hablar de los de bote, con esa textura blandita... Puedo estar un buen rato escarbando en mi plato hasta que los retiro todos.
Otra cosa son los guisantes frescos. Simplemente escaldados están divinos. El peligro es que cuando he terminado de sacarlos de la vaina ya me he comido la mitad. ¿A que son bonitos?





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por venir a verme. Se aceptan opiniones, sugerencias, críticas. Pero por favor, sé educado.
No participo de cadenas ni memes, pero gracias por pensar en mí